Carta al Director – Claudia Neira: “La culpa no es del chancho, es de quien le da el afrecho”

Señor Director:

Por favor, informémonos de lo que hace y deja de hacer el alcalde de nuestra comuna, es nuestra culpa permitir que se elijan o reelijan si no cumplen con un mínimo de probidad y capacidad.

¿Para qué se elige un alcalde?

Para que alguien con iniciativa tome el mando de la comuna, gestione con el gobierno central, detecte las necesidades de la población y las subsane, cuidando el uso que se le da a cada peso ($). Un alcalde probo genera canales de información para mantener a la población al tanto de lo que pasa en la comuna y para facilitar la vida de las personas, orientándolas y ayudándolas a acceder a todos los beneficios y oportunidades que se dan a nivel país.

Entonces resulta extraño escuchar que a la gente no le interese quien salga elegido, argumentando que todos son iguales. Y claro que eso le cae muy bien al que recorre la comuna y promete que va a hacer lo que no ha hecho en los últimos 8 años, si porque prometer es gratis y la desinformación rinde sus frutos.

Quizá muchas personas ignoran que no es el alcalde el que “da” el burrito o la silla de ruedas sino el AUGE. No es el alcalde el que da computadores a los alumnos de séptimo básico de las escuelas municipales, sino el Ministerio de Educación. No es el alcalde el que construye veredas sino que las platas del Transantiago. No es el alcalde el que paga los buses que trasladan a los escolares de la comuna sino el Ministerio de Transportes.

Quizá las mismas personas no saben que es labor del alcalde abrir escuelas y NO cerrarlas, utilizando un argumento que no se sostiene y que ni él cree. Que es labor del alcalde contratar personal para desarrollar un correcto trabajo en la Municipalidad y NO pagar sueldos a personas que no trabajan para  en el Municipio sino que le significan algún beneficio personal. Que es obligación del alcalde contratar a los profesionales idóneos para llevar a término el proyecto de ampliación del consultorio de salud y también saber que el Estado no da plata dos veces para la misma cosa.

El alcalde no desembolsa ni un peso de su bolsillo, nadie nos regala nada. Todo se paga con nuestro dinero de los impuestos, cada vez que compramos $1000 en el supermercado casi $200 son impuesto para el Estado.

Sí nos tiene que preocupar quien salga elegido y es necesario involucrarnos en la sociedad. Nos tiene que importar lo que le pasa al vecino, nos tiene que importar en qué se gastan los recursos.

Es el alcalde de turno la autoridad que más puede hacer por nuestra comuna, entonces vamos a votar, que no nos de lata… flojera…. indiferencia…. Es el ejemplo que le estamos dando a nuestros hijos. Validando el “no estoy ni ahí”.

Es verdad que ya no somos apoderadas de la escuela Santa Rita, porque Cristián Balmaceda la cerró. Y la cerró porque él quiso, no porque los apoderados se lo pedimos. Sería raro que los apoderados pidiéramos que la cerrara y después peleáramos en la Corte de Apelaciones y en la Corte Suprema para impedirlo.  ¿O no?.

Me vienen a la mente los últimos casos en Chile de mentirosos patológicos, como Garay, Chang o Jadue. ¿Hasta cuando se sostienen las mentiras? ¿Cuánto resiste un discurso sin fundamento? Hasta que nosotros lo permitamos… y yo no lo permito.

La escuela Santa Rita está constituida por una parte antigua (dañada por el terremoto de 2010) y una parte nueva (que no sufrió daño). Durante 3 años se ocupó la parte nueva y se desarrollo con normalidad la vida escolar para 230 niños aproximadamente.

La parte antigua comenzó a reparase y quedaron botados los trabajos, había dinero adjudicado para eso. ¿No es problema de gestión cuando hay plata y no se hace lo que se debe hacer? distinto sería si no hubiera plata. Según Balmaceda, ese era un problema entre el Ministerio de Educación y la empresa constructora, como si la Corporación no tuviera nada que ver en el tema.

Después del terremoto de 2010 se hicieron varios trabajos, que significaron millones de pesos, incluyendo una planta de tratamiento de las aguas servidas, juegos para los más chicos, máquinas de ejercicio, techado para parte del patio. Si las matriculas fueron normales el 2013, en octubre. ¿En qué momento el alcalde se ilumina y decide que tiene que cerrar esa escuela? ¿De un día para otro? Porque no es la única escuela de Pirque que necesita arreglos, inversión. Pero es la mejor ubicada, en el “mejor barrio”, el del alcalde. Y son 10.000 metros de terreno… un buen terreno…

Saque sus propias conclusiones.

Claudia Neira Rebolledo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *