Segunda testigo presencial exculpo a Mauricio Ortega por ataque a Nabila Rifo

La segunda testigo presencial del brutal ataque en contra de Nabila Rifo, quien fue brutalmente golpeada y le fueron extraídos sus globos oculares, recalcó que Mauricio Ortega -único imputado- no fue el culpable del hecho.

“No, él no es. Lo que nosotros vimos es una persona alta (…) él (Ortega), con todo respeto, es una persona baja y gordita. Es todo lo contrario a lo que nosotros vimos”, dijo una menor de edad cuya identidad se mantiene en reserva y cuyo testimonio coincide casi textualmente con el de otro testigo que se presentó anteriormente en el juicio.

La Fiscalía pide 29 años de cárcel contra la ex pareja de Rifo y, tras 21 días de audiencia, el Ministerio Público se apoya en el testimonio de la víctima que sindica a Ortega como el agresor y también los restos de sangre de Nabila en la ropa del imputado, sumado a la similitud entre las piedras en la casa de Ortega y las usadas en el ataque.

Mientras tanto desde la defensa acusan las falencias de las policías en el recogimiento de las pruebas, insisten en que no hay ADN en los trozos de hormigón y que tampoco hay evidencias de agresión física en el camino entre el sitio del suceso y la casa del imputado, además de la declaración de los dos testigos.

En paralelo, Nabila Rifo conversó con TVN, oportunidad en que indicó, en relación a Ortega, que “lo odio, hay sentimientos encontrados, porque lo odio. Me sacó todo de raíz, por último me hubiera dejado algo para que me hubieran salvado algo de mis ojos, pero nada”.

“Siempre he querido decirle por qué me hizo esto, por qué me sacó mis ojos. Me dejó ciega y no puedo ver a mis hijos, es el mayor dolor, porque yo nunca más voy a volver a ver y el quizás en unos años salga libre”, aseveró.

“Él se va a ir a la tumba con todo lo que pasó, él no lo va reconocer nunca porque es muy orgulloso, nunca reconoce nada. Me asombré cuando él me vio, ni una cara de preocupación nada, no le importa lo que dice la gente, no se inmuta con nada”, planteó.

Finalmente, Rifo manifestó que “ojalá Dios quiera que la justicia haga su trabajo, si no yo no voy a estar tranquila, tendría miedo. Yo me tendría que ir a otra cuidad, quizás al Norte, no podría dormir, no podría estar tranquila si él está libre”.

Se espera que a las 15:00 horas de este lunes se inicien los alegatos de clausura, en espera del veredicto que se dará a conocer este martes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *