Programa de salud mental escolar de la JUNAEB favorece a 550 colegios de la RM

En plena ejecución se encuentra el Programa Habilidades Para la Vida en los 550 establecimientos de la Región Metropolitana en que JUNAEB trabaja con su modelo de intervención psicosocial, el cual dota de habilidades blandas a los estudiantes más vulnerables en una edad temprana y previene conductas de riesgo, entre otras acciones.

Habilidades Para la Vida trabaja a partir del  diagnóstico de cada situación a nivel local y activa las redes de la escuela y de la comuna para coordinar acciones de salud mental de niños y adolescentes en interacción con sus padres y profesores,  promoviendo estrategias de autocuidado y desarrollando habilidades para la convivencia de los diferentes actores de la comunidad escolar.

Dichas estrategias son compartidas por los profesionales de los equipos ejecutores en instancias de trabajo conjunto, las cuales se realizarán durante el mes de mayo en distintas comunas de la región, e integran también a los equipos del Programa de Apoyo a la Retención Escolar, que interviene en otros 18 establecimientos.

Para el director regional (s) Marcelo Góngora, “el intercambio de experiencias exitosas  en la intervención del Programa Habilidades para la Vida, nos permite contar con un insumo para la producción de nuevos conocimientos, mejora el Programa, optimización de nuestras estrategias de intervención y fundamentalmente seguir aportando a mejorar con calidad todos nuestros programas de intervención dirigidos a estudiantes que se encuentran en condiciones de vulnerabilidad”.

Habilidades Para la Vida ha sido reconocido por distintas universidades chilenas y extranjeras, como la Universidad de Harvard, que -hace un par de años- calificó el Programa como el más grande del mundo en salud mental escolar, ya que constituye una política eficaz que favorece mejores logros tanto en educación como en la vida de los estudiantes y sus comunidades, promoviendo el autocuidado de la salud mental del profesor, el clima positivo en el aula y la interacción positiva entre padres y docentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *