Opinión – Jaime Escudero: La descentralización y gobiernos locales

La descentralización (en sus distintas dimensiones: política, administrativa y fiscal), responde a generar mejores condiciones de entorno para la necesaria evolución de los territorios (entendiendo a éstos como una construcción social del entorno); es decir, que se da desde lo ideológico para responder de mejor forma a necesidades y tendencias presentes en los territorios. Las políticas de “descentralización” son paralelas a las políticas de desarrollo económico territorial, de manera que no son causa o consecuencias de estas, si no que son dos dimensiones del mismo proceso evolutivo político de los territorios.

Si bien hay consenso de que todo proceso de descentralización y de desarrollo de los territorios debe financiarse y demostrar cierta sustentabilidad, es necesario re pensar el (relevante) rol de los gobiernos locales, dado que la aplicación de políticas públicas deja a los municipios en primera línea, de manera que  la fragilidad del entorno que muchas veces deben enfrentar los municipios se hace evidente frente a la decisión de retrasar un proceso descentralizador. Por otra parte, los ingresos propios que pueden obtener para hacerse cargo de un proceso de desarrollo suelen ser variables, lo que puede verse agudizado en periodos de crisis, en un escenario local, donde las necesidades son inmediatas. En chile no son más de 10 los municipios que aportan al Fondo Común Municipal (FCM) sobre un total de 345 municipios.

La centralización ha terminado cegándonos al punto de no reparar en que el fortalecimiento de los gobiernos locales, para la gestión de los territorios es ciertamente un requisito (y no un objetivo), en caso contrario seremos una paradoja OCDE donde creamos y mantenemos una realidad que permite que existan comunas con un IDH asimilable a ciudades europeas y otras comunas con faenas extractivas, con presencia de grandes empresas que están en una situación de pobreza que ofende. Tenemos una brecha  que resolver en relación a la inequidad en nuestros territorios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *